Ancianos de Bani Walid niegan ser leales a Gadafi

* Voceros del CNT y residentes habían denunciado la presencia de partidarios del ex dictador en el ataque contra una de sus brigadas.

* Los dirigentes de la localidad decidieron designar su propio consejo local de gobierno, desconociendo la autoridad del CNT.

* Periodistas de Reuters verificaron que en Bani Walid sólo ondean las banderas tricolores de la revolución.

* Un coronel libio aseguró que el enfrentamiento no tuvo relación con el accionar de elementos gadafistas.

En un giro insospechado de los acontecimientos, los ancianos tribales de la localidad de Bani Walid desmintieron las informaciones que los señalaban como partidarios del depuesto Muamar Gadafi, y aseguraron que habían expulsado a las fuerzas del Consejo Nacional de Transición  porque desconocían la autoridad del consejo militar impuesto por el nuevo gobierno libio y procedieron a nombrar a sus propios representantes.

Cabe recordar que un residente de la ciudad ubicada a 200 km de Trípoli y funcionarios militares del gobierno habían dicho que la violencia había estallado por unas detenciones hechas por la brigada de milicias “28 de Mayo” (perteneciente al CNT) contra supuestos gadafistas. Esto, según los voceros, había provocado la reacción de antiguos combatientes partidarios del dictador asesinado, que atacaron el cuartel de la brigada con armas automáticas y lanzagranadas RPG, y que incluso habrían izado una bandera del antiguo régimen en uno de los accesos de la ciudad.

Sin embargo, corresponsales de la agencia noticiosa Reuters pudieron verificar en el terreno que este martes por la mañana sólo ondeaban en Bani Walid algunas de las banderas con los colores negro, verde y rojo, “aunque no había señal alguna de la presencia del gobierno central”.

Los periodistas pudieron tomar contacto directo con los cerca de 200 ancianos que se reunieron en una mezquita para suprimir un consejo militar que había sido designado por el CNT y elegir a sus propio consejo local, en una actitud desafiante a la autoridad del gobierno en Trípoli.

Los ancianos aprovecharon la oportunidad para desmentir los informes de que la revuelta haya sido manejada por gadafistas.

“En cuanto a las acusaciones de elementos pro-Gadafi en Bani Walid, esto no es cierto”, dijo  Miftah Jubarra, uno de los ancianos, a Reuters. “Eso es de los medios de comunicación. Recorran la ciudad y no encontrarán banderas de color verde ni fotos de Gadafi”, agregó.

“Un conflicto local”

Por otro lado, el coronel Salem al-Ouaer, un líder tribal de Bani Walid, declaró a la AFP que la calma volvía a la ciudad este martes.

Ouaer dijo que los representantes de las tribus locales celebraron una reunión para discutir el tema fuera de Bani Walid con una delegación de las tribus de los pueblos cercanos de Zintan y Sabratha.”La situación está bajo control y la calma está retornando”, dijo.

Dijo que los jeques locales de Bani Walid también estaban reunidos en una mezquita en la ciudad.

“Lo que pasó ayer fue simplemente un conflicto local”, dijo Ouaer, lo que indica que el tiroteo no fue causado por los partidarios de Gadafi como afirman otros funcionarios.

Ouaer dijo que estaba en contacto con el jefe del CNT, Mustafa Abdel Jalil, y el ministro de Defensa, Osama Juili, para “ponerlos al día de la situación en Bani Walid”.

Bani Walid fue uno de los últimos bastiones que mantuvo su respaldo hacia el depuesto y asesinado Muamar Gadafi, llegando a soportar un asedio de las entonces fuerzas rebeldes por semanas, que sólo terminó mediante un acuerdo alcanzado entre autoridades del CNT y representantes de la ciudad, cuando el fin del ex coronel ya estaba próximo.