Libia: Actualizaciones del día 30/11/2011

* Dos inmigrantes son indemnizados por Malta por haber sido devueltos por la fuerza a Libia, donde fueron torturados y abandonados.

* Interrogarán a Saif al Islam Gadafi por el robo de antigüedades romanas en Libia.

* Siguen las dificultades para desarmar a las milicias que combatieron a Gadafi.

* Gobierno interino libio reconoce abusos contra prisioneros, pero los atribuye a grupos armados sin control.

* Aisha Gadafi quebrantó las reglas de su asilo en Argelia al llamar a una revuelta contra las nuevas autoridades libias.

Todas las actualizaciones están con la hora local libia (GMT+2)

12:01 am: Funcionarios del gobernante Consejo Nacional de Transición de Libia interrogarán a Saif al-Islam, hijo de Muamar Gaddafi y su presunto heredero, en el marco de una investigación sobre la venta de artefactos antiguos saqueados por los leales a Gaddafi para financiar su lucha.

“Tenemos que preguntarle acerca de las cosas que faltan”, dijo Ahmad Al Majub, un alto funcionario a cargo de varios sitios arqueológicos y la ciudad de Bani Walid. “Ellos no tienen precio porque son una visión de nuestra historia”.

Saif Al Islam guió a sus unidades en Bani Walid después de huir de la capital, Trípoli, a finales de agosto. En septiembre, el museo de la ciudad fue saqueada por las fuerzas leales al gobierno e “inapreciables” artefactos romanos desaparecieron, incluyendo 25 monedas de bronce y 23 lámparas de aceite, dijo Al Majub.

Mientras que los monumentos principales de Libia, incluyendo las ciudades romanas de Sabratha y Leptis Magna, no fueron afectados durante el conflicto de ocho meses para derrocar a Muamar Gadafi, muchos museos fueron saqueados, según Saleh Aga, presidente del Departamento de Antigüedades de Libia. (Gulf News)

8:20 am: Las milicias armadas no se han integrado a la nueva Libia, según USA Today.

Abdullah Ghurah, de 19 años, procedía de la ciudad de Zintan, en las montañas del oeste de Libia. Al igual que muchos jóvenes que pertenecieron a las brigadas de combatientes revolucionarios que asaltaron Trípoli en agosto, todavía está aquí con su banda de milicianos.

La guerra civil de Libia ha terminado, pero el país está lleno de hombres como Ghurah, los miembros de las milicias independientes que no se han reintegrado a la vida normal ni fueron absorbidos por el nuevo ejército nacional.

Los nuevos líderes de Libia dicen que será difícil hacer valer la autoridad sobre estas brigadas, algunas de las cuales se preocupan de que la revolución se revierta, y persuadirlas de disolverse.

“Aquellos que quieran … pueden unirse al ejército nacional y se le dará la formación adecuada”, dijo Abdelrahman Busin, el portavoz militar del Consejo Nacional de Transición. Reconoció que había una falta de voluntad de algunos combatientes para dejar de lado sus armas.

“Un montón de gente está preocupada porque la revolución les sea robada, y hasta que el gobierno pueda demostrar que se está trabajando por sus mejores intereses, no van a deponer las armas”, dijo. (USA Today)

 10:52 am: La hija de gadafi en el exilio rompió las reglas de su asilo llamando a la revuelta contra los nuevos gobernantes de Libia.

El gobierno libio está solicitando a las autoridades argelinas que arresten y deporten a Libia a Aisha Gadafi, la hija del ex dictador libio, junto con sus hermanos Mohammed y Aníbal para enfrentar cargos criminales.

La solicitud se ha vuelto aún más exigente después de que Aisha quebrantara la promesa de que ella y su familia hicieron cuando se les dio refugio en Argelia, de no hacer declaraciones públicas bajo el riesgo de perder su condición de refugiados por razones humanitarias.

El martes, en violación de los términos de su exilio en Argelia, en un mensaje de audio transmitido por la emisora siria Arrai TV, Aisha Gadafi instó a los libios a derrocar a sus nuevos gobernantes. Hizo un llamamiento a la revuelta contra los hombres que derrocaron a su padre, diciendo que el gobierno “llegó con los aviones de la OTAN”. (The Tripoli Post)

4:56 pm: Dos hombres somalíes han recibido una compensación de 10.000 € cada uno, debido a que el Tribunal Constitucional de Malta consideró que fueron repatriados por la fuerza a Libia desde la isla y no se les dio la oportunidad de solicitar asilo.

El caso fue instituido por Abdul Hakim Hassan Abdulle y Nur Ibrahim Kasin, que sobrevivieron a la tortura en una cárcel de Libia y el abandono en el desierto del Sahara antes de regresar a Malta. Ambos hombres presentaron su demanda contra el Ministro de Justicia e Interior y el funcionario principal de inmigración.

La corte escuchó que Abdulle había dejado Somalía en 2004 tras la persecución de su tribu Madigan por militantes islamistas. Después de cruzar el desierto del Sahara en Libia trató de atravesar el Mediterráneo en un bote con otras 30 personas. El barco se hundió y  Abdulle nadó de vuelta a Libia. Su hijo se ahogó en este viaje.

Nur salió de Somalía en 2003 porque había perdido toda su familia debido a la guerra en curso. Él también cruzó el desierto del Sahara en Libia. En septiembre de 2004 los dos hombres salieron de Libia en barco en un intento de llegar a Europa. Su barco fue interceptado por una patrullera de Malta y que fueron llevados a la isla.

A su llegada fueron conducidos a la Jefatura de Policía. Ninguno de ellos tuvo la oportunidad de solicitar asilo en Malta ni fueron asistidos por un intérprete.

Veinte días más tarde, junto con otros cuatro inmigrantes ilegales fueron llevados, esposados, al aeropuerto y enviados por la fuerza a Libia. Los hombres habían pedido comunicarse con el representante del ACNUR en Malta, pero su solicitud fue denegada.

A su llegada a Libia fueron detenidos, golpeados y torturados mientras permanecieron en prisión durante una semana. Fueron trasladados a otra prisión y tres meses más tarde, fueron llevados ante los tribunales, donde fueron juzgados sin un intérprete.

Los hombres fueron condenados a un año de prisión. Durante su estancia en prisión fueron nuevamente golpeados y torturados.

En noviembre de 2005, junto con algunos otros somalíes, fueron llevados en un viaje de tres días en el Sahara, donde fueron abandonados.

Pasaron 14 días en el desierto sin comida ni agua suficiente. El resto de sus compañeros murió, pero Abdulle y Nur lograron sobrevivir hasta que fueron rescatados por unos beduinos bereber, dijeron a la corte. (The Times of Malta)

8:45 pm: Los nuevos líderes de Libia dijeron ayer que algunos prisioneros detenidos por las fuerzas revolucionarias han sido objeto de abusos, pero insistieron en que el maltrato no era sistemático y se comprometieron a abordar el problema.

El reconocimiento se produce un día después de la ONU publicó un informe que detalla supuestas torturas y malos tratos en cárceles controladas por las fuerzas que derrocaron al dictador Gadafi . El informe dice que los revolucionarios libios todavía mantienen unas 7.000 personas, muchos de ellos africanos subsaharianos que se encuentran, en algunos casos, acusados ​​o sospechosos de ser mercenarios contratados por Gadafi.

“Estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para establecer un sistema legítimo que está autorizado para efectuar arrestos, detener e interrogar a la gente”, dijo el ministro del Interior Fawzy Abdul-Ali a The Associated Press. “Estamos tratando de reducir al mínimo las posibilidades de violaciónes en curso”.

En respuesta al informe de la ONU, el viceprimer ministro Mustafa Abushagur también reconoció que hay problemas con los detenidos.

“¿Hay detenciones ilegales en Libia? Me temo que hay”, dijo Abushagur en una conferencia de prensa. Dijo que los abusos han sido cometidos por las milicias aún no controladas por las autoridades centrales.(USA Today)