Rebeldes libios recuperaron la ciudad de Ajdabiya

  • Los ataques aéreos aliados debilitaron a las fuerzas de Gadafi.
  • Los opositores ahora se dirigen hacia Ras Lanuf, importante enclave petrolero.
  • Continúan los combates en la ciudad rebelde de Misrata

Después de haber tenido que abandonarla hace dos semanas, ante el avance de la artillería y los tanques de Gadafi, los rebeldes regresaron a la ciudad de Ajdabiya, ubicada en el este del país y que constituye una de las llaves de acceso a las principales ciudades rebeldes de Bengasi y Tobruk.

En esta oportunidad, dos factores influyeron en el éxito de la reconquista de Ajdabiya. El primero y principal fue el letal castigo aéreo al que fueron sometidos los partidarios de Gadafi, por parte de la aviación de los aliados, que causó gran cantidad de pérdidas en materia de vehículos blindados y piezas de artillería.

El segundo factor es que esta vez las tropas de Gadafi se debieron enfrentar a un contingente mayor de fuerzas regulares del ahora denominado Ejército de la Libia Libre, que cuentan con mayor instrucción, equipamiento y disciplina que los voluntariosos milicianos que defendieron la ciudad hace dos semanas.

Los habitantes de Ajdabiya que no pudieron huir cuando ésta cayó en manos de Gadafi, denuncian que los tanques del régimen abrían fuego “sin cesar” contra las casas, y que muchos pobladores no podían salir de sus refugios a buscar agua o combustible, ya que quienes lo intentaban eran víctimas de los disparos.

Aunque en la ciudad liberada continúan los festejos, unidades rebeldes reiniciaron su avance hacia el oeste, dirigiéndose ahora hacia Ras Lanuf, un centro urbano cuya importancia reside en sus instalaciones petrolíferas y en que es la última parada antes de llegar al bastión gadafista de Sirte, ubicada justo a la mitad del camino hacia Trípoli.

Misrata, el otro frente

La ciudad rebelde de Misrata, ubicada a menos de 200 km al este de Trípoli, volvió a ser víctima de los ataques del régimen de Gadafi, cuyos tanques volvieron a ocupar el centro de la ciudad, respalados por francotiradores instalados en terrazas de edificios.

A pesar de la resistencia de los rebeldes, las tropas de Gadafi mantienen el control de los accesos este y oeste de la ciudad, ocultando sus vehículos entre los edificios, para evitar ser alcanzados por los ataques aéreos de los aliados, que días atrás destruyeron un número de tanques y piezas de artillería en campo abierto y un depósito de armas en las afueras de la ciudad.

Fuentes: Feb 17/ El País/ TV estatal libia/ Al Jazeera